domingo, 9 de febrero de 2014

Ελληνικό Οίνος


*


10 comentarios:

maria del carmen nazer dijo...

Un HAIKU preciosísimo !!
Me maravilla la finura de este blog.
Besos del alma.
¡MUCHA LUZ !
FELIZ SEMANA !

Mar dijo...

Al amor de las cosas sencillas, al amor del fuego... no hay nada mejor saber vivir los momentos de lo cotidiano, con sonrisas.

Bss.

Framboise dijo...

Ambiente calentito con luz de hogar y buena música. :)
¿qué más se puede pedir?... unos rollitos al limón quizá :D

Besotes y besetes para repartir.

Valaf dijo...

Bueno, María, no pretendí escribir un haiku, pero de todos modos es un placer que te haga gustado la composición. Merci!!!

Un besazo

Valaf dijo...

Pues mira una cosa, Mar, estoy al 100% de acuerdo: lo cotidiano guarda la esencia de lo profundo y lo realmente importante. Casi casi se podría elevar a categoría de ley universal, una especie de gravitación que atrae a los cuerpos y funde las almas en una sola.

Un besazo

Valaf dijo...

jajajajajaja, pues Fram...ahora que lo dices, llamo y encargo una fuente entera de rollitos al limón caseros, jejeje. Mercí por recordarme el asunto limonero, jajajajajaja...

Un besazo

Las Gemelas del Sur dijo...

Un calor natural y sencillo que llega al alma como esos hermosos versos.

Cálidos besos.

Mari dijo...

;))) Un poema de Francisco Álvarez:


Ven hacia mí en silencio, con la sonrisa abierta,
absorbiendo en los ojos la noche iluminada;
deslízame en la mano la imperceptible oferta
del rayo que la luna depositó en tu almohada.

Reclínate en la alfombra y oye el rumor del fuego
cuyas lenguas nerviosas erotizan el leño;
que su calor tu cuerpo revitalice, y luego
encienda tu mirada y acaricie mi sueño.

A tu lado en el suelo veré los diablos rojos
de las llamas inquietas, con tu mano en mi mano,
y las chispas revueltas danzarán en tus ojos
como estrellas fugaces en un cielo lejano.

(...)

En tu mirar directo flotan complicidades
que acercan a mi mundo tu intensidad de amante,
y percibo tu entrega y calmo tus ansiedades,
mientras entre tus dedos me retienes vibrante.

Lame incesante el fuego, y es cálida tu boca,
en aquel, sequedades, y humedades en ésta;
labios que se resbalan, y paladar que toca,
y relieves e impulsos que el amor manifiesta.

Arde el leño sin tregua, con ligeros chasquidos,
y se elevan las llamas en ondas desiguales;
y en tu ascenso y descenso hay rítmicos sonidos
de profundos y tensos contactos guturales.

El leño se retuerce bajo el calor intenso
y explota en la alegría de una amplia llamarada;
y tus ojos revelan el repentino y denso
fluir de surtidores en garganta infiltrada.

Un besito, cariño...;P ;P ;P

Jara dijo...

¿Quien necesita más?

¡Y esa música que pone los pelos de punta!

Besos

Juan L. Trujillo dijo...

Desde siempre me ha subyugado esa frase de: "al amor de la lumbre"
En la Mancha se dice mucho que la comida de un puchero puesto en la brasa, se va haciendo "a su amor".
Ese amor a las cosas sencillas del que hablas, es mas espiritual pero igual de alimenticio.
Un abrazo.