martes, 29 de enero de 2013

At home



En mis campos laureados
brilla la plata de tus pasos
luz insomne 
ajena a las cuentas del tiempo.

Dulce caminas por mis veredas
acariciando con tus manos las fuentes de mi vida
Dueña y señora de mi alma.




domingo, 27 de enero de 2013

Haiku XVIII

Hoja de lilo, por Framboise

Luce el temor
en un corazón trémulo.
Soplo invernal

*

Haiku enviado por Framboise

viernes, 25 de enero de 2013

Yoho, Yoho, Yoho . . . Friday & Pirate night

Con un cañón 
por banda
viento en popa, a toda vela...




"...La luna en el mar rïela,
en la lona gime el viento,
y alza en blando movimiento
olas de plata y azul;
y va el capitán pirata,
cantando alegre en la popa..."

*

Ah, sí, por cierto, tengan un fantástico viernes, jeje...

martes, 22 de enero de 2013

domingo, 20 de enero de 2013

Haiku XVII


Jardines vacíos
gélido nace invierno
cellisca blanca.

*

Haiku enviado por Lucía

viernes, 18 de enero de 2013

Desliz a lapiz & Friday night



Well...Now 
swing me swing me swing me 
all the way darling 
come on lets go little darlin' 
Lets go lets go 
again once more 

Well... I love you so yeah 
and I'll never let you go 
come on baby lets go 
Oh pretty baby I love you so...

Well...



Siete


Audio interceptado en la clase de física teórica en la Universidad de Leipzig.

Clasificación del documento: Top Secret.

*



Los mismos, por la noche y en el Pub...

miércoles, 16 de enero de 2013

Latín . . .


... sum, es, est, sumus, estis, sunt ...


jeje...

domingo, 13 de enero de 2013

Haiku XVI

Collin Bogle

Luces de invierno.
Bajo el signo de Bóreas
Late la vida.

*

Haiku enviado por Mari

miércoles, 9 de enero de 2013

Valle encantado

Y fue cuando la niebla cubría el valle y las estrellas agonizaban, luces trémulas del alba, así fue que desperté junto a la chimenea en la casita del bosque, y junto a tu cuerpo desnudo que reflejaba el oro pálido de las brasas. Y fue entonces, cuando el cielo clarea y los trinos pueblan la floresta, entonces cuando las yemas de mis dedos reposaron sobre tus piernas, iniciando el ascenso por tus caderas y descendiendo la suave pendiente que lleva a tu cintura. Dormías. Mis dedos, viajeros ávidos de tierras cálidas, se perdieron sobre tu vientre, dormías, o quizá no, pues la piel bajo mis yemas parecía encendida y agitada. Y me pareció que soñabas en voz alta, escribiendo música con tu voz mientras jugaba con el lóbulo de tu oreja y mi mano recorría el sendero que lleva hacia las tierras perfumadas.
Y fue así, venciendo el alba, destronada la noche y ocultados sus luceros, cuando me acogiste en tus entrañas, luz de un nuevo día en aquel valle encantado.



martes, 8 de enero de 2013

The Song of the Lonely Mountain ( El Hobbit )



"Far over the Misty Mountains rise,
leave us standing upon the heights.
What was before, we see once more,
our kingdom a distant light

Fiery mountain beneath the moon,
the words unspoken, we’ll be there soon.
For home a song that echoes on,
and all who find us will know the tune

Some folk we never forget,
some kind we never forgive,
haven’t seen the back of us yet,
we’ll fight as long as we live"

(By Neil Finn)

domingo, 6 de enero de 2013

Haiku XV



Sus Majestades
y la gran comitiva
pasan de largo.

*

Haiku enviado por mágico

jueves, 3 de enero de 2013

miércoles, 2 de enero de 2013

Un romance sin tiempo . . .




Albireo (Albi para los amigos) era un joven astronauta que estaba sumido en la tragedia, pues vivía enamorado de una jovencita de 17 y él ya había cumplido los 25, bah, minucias, salvo por la recortada láser que el padre de la criatura le mostraba cada vez que lo veía rondar el jardín.

Pero Albireo era un chico de recursos así que, ni corto ni perezoso, hizo la siguiente proposición a su amada Alcione: "Espérame, nena, espérame y a mi vuelta tendremos la misma edad". Naturalmente, Alcione lo miró con asombro e incredulidad manifiesta, y hasta temió por la salud mental de su amado Albireo, eso o que se había dado a la bebida, vamos. He aquí, sin embargo, que el joven escondía un As en la manga.

Efectivamente, Albiero sabía que la travesía se hacía a bordo de una nave de última generación, es decir, un pepino impulsado por energía extraída del mismo vacío, de forma que lograría sin dificultad el 90% de la velocidad de la luz. Y también sabía que el tiempo a bordo de la nave no transcurría con la misma cadencia que en la Tierra. De hecho, había calculado el tiempo que debería durar el viaje para tener la misma edad de su dulce, bella y hasta morenaza Alcione a su retorno (obviamente, despreciando el tiempo empleado al acelerar y desacelerar, minucias, claro...teniendo en cuenta que esta nave era la releche en patinete y, no se lo pierdan ustedes, incorporaba un sistema para reducir la masa inercial de los tripulantes):

17 + T Alcione = 25 + T Albireo
17 + T Alcione = 25 + T Alcione x SQR (1 - v^2 / c^2); donde "c" es la velocidad de la luz i "v" la velocidad de la nave del joven Albi, 0,9 c

17 + T Alcione = 25 + T Alcione x 0,436
0,564 x T Alcione = 25 - 17 = 8
T Alcione = 8 / 0,564
T Alcione = 14 años (aprox)

Así, el galán estelar (y listillo de la clase) sabía que Alcione tenía que esperar unos 14 años, pero también sabía que a bordo de la nave el tiempo bailaba con otro compás:

T Albi = 14 x SQR [1 - (0,9c)^2 / c^2] = 14 x SQR (1 - 0.9^2)
T Albi = 6 años (aprox)

Y asi, él tendría 25 + 6 = 31 años, y Alcione, su amada, 17 + 14 = 31 años, ¡¡et voila!!, milagro consumado (a pesar de Sir Isaac Newton, claro)

Y claro, Alcione consintió la espera, y no porque supiera algo de Relatividad, sino porque estaba loca por Albi (joven apuesto además de sobradillo) y sentía que su vida sin él no tenía ningún sentido (a pesar de sospechar seriamente que se había vuelto un poco majara)

Y volvió.
Y aquel beso fue tan intenso que incluso las estrellas se eclipsaron.
E hicieron el amor, con pasión nada "Relativa", vamos, con ternura (y calentura) absolutas. Y hasta se dice que el padre de la "niña" utilizó la recortada láser para grabar sus nombres sobre el tapiz celeste...


martes, 1 de enero de 2013

Las almenaras del alma



Damas y caballeros, doy la bienvenida al nuevo año. Y lo hago fiel al espíritu de la Taberna, rindiendo mis armas ante las cosas bellas que tiene este mundo; ante las cosas que dan vida a ese niño que nadie debiera sacrificar en el altar de la estupidez, no adulta pero sí adulterada. Porque miren, al final, como en todas las cosas bien hechas y que merecen la pena, se impone la Luz y la Esperanza, sí, triunfa el amor, y la bondad, y la verdad, y el honor. El amor. Nada hay fuera del amor y lo que hay, o regresa a él o desaparece en los abismos exteriores, en la sombra del olvido. Sólo el amor basta, alegría y sentido eternos. Un fuego en las almenaras del alma.

Señores, les deseo una buena singladura en este año que hoy comienza. Leven anclas e icen las velas. Y que Eolo, hijo de Hípotes, las hinche con fuerza.