martes, 10 de diciembre de 2013

Apuntes sobre la infancia de Gumersindo . . .

... Y sucedió que un fabuloso convento-fortaleza se levantó en los páramos helados de las tierras del sol de media noche, y habitó el jolgorio entre los bravos vikingos, así como la sospecha, la murmuración y el mosqueo en el corazón de las aguerridas y nobles vikingas, respectivamente. Pues fue la fortaleza edificada con los talentos de las valkirias y los hechizos de Freyja, Madre Superiora, la cual, hastiada de las veleidades flamígeras de Thor y Mjolnir, su martillo, consiguió abandonar su divino pedestal para devenir la mujer más bella que ojos mortales han contemplado y contemplarán jamás...

... Mas una sombra recorría los pasadizos y las cámaras del convento-castillo, pues el espectro del Bravo, artífice involuntario de su construcción, no hallaba la forma y manera de agradecer, como es debido, los favores recibidos por la Madre Superiora, de la cual, como es natural, se había enamorado como un corderito. Sentimiento recíproco, a fe, pues Freyja halló la manera de remediar el abismo que se interponía entre su voluptuosidad encarnada y el tacto fantasmal de Gumersindo el bravo. Y es que, según cuenta el Forn sed o antigua tradición, era posible retornar a un aparecido al mundo de los vivos si, a la luz gélida de un cristal de amaria, se le hacía rememorar su infancia y los deseos incumplidos en ella...

... Y tal fue así como apareció, ante la espectral mirada de Gumersindo, hijo de Bjorn, un drakkar de plata; un navío con el que navegar los confines del mar bajo la noche cuajada de hermosas hogueras lejanas; un navío alado con el que seguir la estela que deja la luna en los campos del cielo. Y brilló el cristal, y su gélida superficie devino agua clara, y los ojos de Gumersindo el bravo recobraron la vida, la luz de dos zafiros que brillaron, una vez, en su cara de infante al ser preguntado por su madre... ¿y qué cuando te crezca la barba, hijo? Y cuentan los Eddas más antiguos que Gumersindo el bravo y su amada Freyja embarcaron en un drakkar de plata y blanco velamen, navío cuya luz embruja, todavía hoy, a los mortales que se juran amor eterno bajo las lámparas del cielo, ganando la inmortalidad ...


33 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Que afortunado Gumersindo, o que meritos tiene, para conquistar a la más bella de Asgard.
Me da una envidia.

Aunque estoy contento de que mi Mara Laira esté en medio de celebridades. Espero que Homero Simpson no le di algo algo intraducible.

mientrasleo dijo...

Querido Reyes Majos
Quiero un calendario para Valaf que me hace creer los martes que los X (creo que pone X en el calendario, debe de ser un día censurado) son viernes. Y mira, aunque me río un montón y estoy por perdonarlo... resulta que mañana es X y no viernes.
Por cierto, yo me pido una camiseta de Gumer, que crack!
Besos

LAO Paunero dijo...

Amigo Valaf. Con vos se puede aprender a volar tranquilamente siguiendo tus originales historias, se ve muy claro que sigues jugando todavía y lo seguirás haciendo. ¡aplausos también a Gumersindo por triunfos amorosos!!!!

Framboise dijo...

:D Ya sabía yo que nuestro Gumer iba a resucitar :D
Me gusta la foto de familia y sobre todo el bichito alado de la derecha :D me recuerda buenos ratos. :D
Besotes a todos

Lois y Clark dijo...

Gracias por participar. En un rato estará en los kiokos....

saludos

Mar dijo...

Esta saga de Gumersindo me está liando... ya no se si esta historia es de antes de morir, si es que ha resucitado, si está clonado.... jesús, jesús, que culebrón!!!

Bss.

Mari dijo...

Te cuento que es la entrega más bonita de la Saga. Sin embargo, me da que la has cerrado un poquito demasiado, como dándole un final -El tema musical es precioso, cielo...;)))
Un besito, cariño...;P

PD: Felicito a Lois y Clark por la composición que han elaborado para este jueves...;))
B7s

Charo dijo...

Qué bonito!!!Una historia con final feliz...de momento, pues no sabemos que otras aventuras le faltan por vivir a Gumersindo...
Y no sé por qué se me han venido a la mente Las aventuras del Capitán Trueno!...supongo que será por Sigrid, que creo recordar que era de esos lares.
Un beso

mágico dijo...

Gumer volvió de entre los muertos para reencontrarse con su amada. Y su historia se hizo la leyenda más grande jamás contada.
Bien por Gumer, claro que sí!

Un abrazo, my friend. Te quedó genial.

Lucia M.Escribano dijo...

Si alguno de los que te leemos, no cree en el amor, dejará de hacerlo, seguro.
Gumer ama tanto que no puede descansar sin su amada y vuelve a buscarla. ¡ Ese es el amor eterno!
Por cierto...de donde venias tu, cuando has pasado por mi blog, me has corregido erróneamente, y as osado reírte a mandíbula batiente. - no es "Daily" Lucia, es " Daly" que me lo ha dicho mi niño interior, y el es mu listo jajajajajja ( espero que entiendas que es broma la forma de decirlo ) pero el equivocado eres tu, que me lo ha dicho a mi la listilla de mi niña. jajajja
Besos a los dos.

Natàlia Tàrraco dijo...

Sin abandonar la saga que nos vas relatando, ahora vemos como Gumersindo el Bravo desde la infancia, de mayor quiso ser él mismo pero para viajar con Freyja hasta el lugar en el cual el amor se hace eterno. Como si viera volar ese drakkar de ensueños.
Espero la próxima entrega que llegará, eso espero.
Besos.

Jara dijo...

Me alegro por mucho por los dos. Nada de dioses y espíritus puros, donde esté un cuerpo serrano en el que apoyarse que se quite lo demás, porque la inmortalidad no la pierden ¿no? ¡Pero que bien se lo montan algunos cuando se hacen mayores!

Besos

Nesa Costas dijo...

Gumersindo es el bravo, el afortunado y el invencible!!!
Genial relato, buen cierre para esta saga épica...¿o seguirá dando guerra este nuestro héroe?
¡Besos!

Sindel dijo...

Me encantan las historias con final feliz, con los sueños cumplidos, espero que si continúa no se arruine la felicidad.
Un beso.

Fabián Madrid dijo...

Una historia que parece real, por la verosimilitud que respira.
Un abrazo.

Valaf dijo...

Es compleja, pues amplía el conjunto de los reales con una dimensión imaginaria.

Un abrazo

Esilleviana dijo...

y usted quien es? el caballero de la izquierda? jaja

...

Esilleviana dijo...

Creo que usted navega permanentemente en esa embarcación guiada por su alma de dragón aventurero, que busca proteger y engatusar a su dama... muy bonito :))

un abrazo

Tracy dijo...

Ponme un poco al día del famoso Gumer, porfa.....

Carmen Andújar dijo...

No hay nada coo el amor para recuperuar la vida y en este caso con el añadido de un poco de fantasía, fue posible.
Bonita fantasía.
Un abrazo

Mere dijo...

Precioso, Valaf, ha sido épico. Ese navío promete aventuras de todos los colores... Puro mito, digno de verse ¿Barco a la vista? Ya puestos, otearé el horizonte. Bss

Juan L. Trujillo dijo...

Si es afortunado Gumersindo al haber encontrado un bardo capaz de cantar con lírica prosa los heroicos aconteceres de su ajetreada existencia.
Muy tarde, pero llego.
Estoy mas liado que el testamento de un loco.
Un abrazo.

G a b y* dijo...

Un final con broche de oro. Creo que Gumersindo ve saldado ese deseo de la infancia. Para el amor nunca es tarde, y más si se le hace eterno. Bien por Gumersindo, y por tí, que le llevas la historia a las mil maravillas!
Besos!
Gaby*

Pepe dijo...

Valaf, tiene tu historia tintes de final, con esa embarcación vikinga de plata surcando los caminos celestes llevando a bordo a los dos enamorados. ¿Continuará?. En cualquier caso una hermosa historia y un hermoso sueño.
Un abrazo.

Leonor dijo...

Ganar la inmortalidad y vivirla junto a la amada, qué más puede desear?

Todos deseariamos conseguir semejante prodigio.

Tu imaginación es un arma poderosa.

Besos

Juan Carlos dijo...

Sección de reclamaciones: No he podido escuchar la música y no sé por qué.
De la historia, imagino que entonces cuando Cupido acierta sobre una pareja y cuando esa relación es firme y apasionada, aparece ese drakkar surcando los cielos, del que suenan cantos de Gumersindo acompañados de cántico de valkiria.
Bonita imagen.
Abrazos.

Loquita Diplomada dijo...

oh! Ha regresado Gumersindo el Bravo, esta vez para vivir su amor. Romántica historia, con final feliz :D
Esta saga me ha atrapado por completo!
Un beso!

Espe dijo...

Hay que ver lo bien que me lo paso yo escuchando historias de vikingos.

Maria Jose Moreno dijo...

Creo que eres un romántico empedernido y sin tratamiento. Un besote

rosa_desastre dijo...

Nos has recordado que a veces, los sueños se cumplen. Este Gumersindo es adictivo, te lo digo yo.
Un beso

casss dijo...

Hombre de éxito.... ¿te hubiese gustado ser de chico? Porque lo estás logrando!!!
Bravo, por tí, tabernero.

saludos

San dijo...

Vamos a ver, resulta que Gumersindo ya queria ser Gumersindo el vikingo desde chiquito, solo para navegar a por su amada? Madre mia, eso es amor y lo demás milongas. Al final yo tambien voy a querer ser una valkiria.
La música a nivel con el relato.
Besos.

Alicia Gonzàlez dijo...

La vida de tu Gumersindo engancha y apetece seguir y seguir leyendo sobre sus aventuras, espero que más jueves aparezca por aquí. Besote