lunes, 25 de noviembre de 2013

Gumersindo o su paseo espectral. Con su caballo y todo . . .



...Y fue así, tal y como leemos en la Saga de Gumesindo Harald, desde entonces conocido como "Gumersindo el bravo" por la fiera y numantina resistencia que opuso a los encantos de las siervas de Freyja, así, digo, como Thor lo facturó de manera expeditiva hacia Midgard; hacia su poblado vikingo, vaya...

...Pero siendo Thor de trueno rápido y relámpago ligero cuando le tocan el asunto de las valkirias, he aquí que, enfurecido, calculó mal la intensidad del martillazo cuya furia abre las puertas entre Asgard y Midgard. Y tal fue así, que Gumersindo el bravo cayó a plomo desde un centenar de brazas, justo en la plaza del pueblo y en plena celebración vikinga por saqueo reciente y mayúsculo de la ya archiesquilmada tierra de Northumbría. Entre su cadáver y el de su caballo, el relato escrito de cuanto les estoy contando. Sellado por Thor y rubricado por Freyja, por supuesto...

...Sin embargo, nadie se atrevió a proceder con el ritual vikingo de la cremación sobre Drakkar funerario, no fuera cosa que regresara al Valhalla y Thor pillara un mosqueo del diez. Y fue así como procedieron a darle vikinga sepultura en un túmulo, a él y a su caballo, claro. Pero algo salió mal. Efectivamente, tanta fue la prisa que se dieron los lugareños en darle tierra que omitieron el ritual de la vestimenta mortuoria, y con ella encontrar un pequeño e insignificante souvenir asgardiano... la minifaldilla valkiria que guardaba entre sus ropas Gumersindo el bravo. Y eso supuso la condena de la aldea vikinga, pues tan divina y perfumada prenda retenía al difunto en un limbo calenturiento y extraño. Y así es como, desde ese día y en las noches de duro frío escandinavo... los espectros de Gumersindo Harald y su caballo salen de paseo por el pueblo, pensando sin duda que se hallan en el Valhalla y los esperan, sobre verdes y lindos prados, un grupito de valkirias juguetonas y una manada de yeguas salvajes, respectivamente...


35 comentarios:

Éowyn dijo...

Cómo me gustan tus textos, las fotos que pones y sobretodo la música.... me dejas impresionanda cada vez que te leo!

Un abrazo!



casss dijo...

Me gustó el "respectivamente" final...
Bueno, y todo lo que se lee con interés precedentemente, también!!!
Lo de la minifaldilla, no tiene desperdicio (quizà por su "diminutez")

un fuerte abrazo, y bienvenido sea tu relato a las tierras jueveras.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Que tipo celoso Thor en tu saga. ¿Que más pretende? Está casado con Idun, tiene cerca a Freya, la diosa de la belleza, accesible a los ases.
Y también puede darse una vuelta por el mundo de Marvel, a visitar a Storm de los X-Men.
Que deje de vigilar a las walkirias.
Buena forma como adaptaste tu saga al relato juevero.

Framboise dijo...

Jejeje... "Quien tuvo retuvo y guardó para el más allá"
Como más allá del jueves se encuentran tus relatos :D

Besoooooooooooooooo de terroooooor

Mari dijo...

¡Jopé!...Mal fin para Gumersindo Harald -El bravo...jaja.

Sin embargo, me da que el motivo que narras para semejante sobrenombre guarda una "curiosa" relación con...¡¡El souvenir que se trajo de Asgard!!...jaja...;P

Empezó la Saga con un relato de jueves y le has puesto el epílogo del mismo modo, te cuento que un epílogo que entremezcla el trágico destino del protagonista con un aire humorístico exquisito...;)))
Un besito, cariño -El dibujo es excepcional...;P

Mar dijo...

Jajajaja... dichosa minifaldilla. Lo malo es que anda como alma en pena... (mejor como espectro en pena) en busca valkiritas fantasma... jajajaja! En fin, la culpa es de los lugarenos que no cumplieron con el ritual... ainsss que descuidados!!!

bss.

Rhodea Blason dijo...

Me encanta tu forma de narrar las historias vikingas que no dejan de sorprenderme, por ingeniosas y amenas. Espléndido relato

Nesa Costas dijo...

Muy bueno. Vaya suerte de final para Gumersindo, aunque se le ve que el aire espectral le da otro porte jeje
Respectivamente me ha gustado :))
Besos y buena semana!!

MAR dijo...

Bueno!!!
Cariños y linda semana.
mar

RECOMENZAR dijo...

me gusta tu blog mucho

Jara dijo...

Trabajo fino este de hlar la Saga de Gumersindo con el relato juevero.
Un final no sé si merecido pero desde luego muy adecuado para Gumersido el Bravo, ¡que tiemblen las mozas de Midgard cuando su espectro salga de paseo!

Besos

mientrasleo dijo...

Vaya que me caía a mi bien Gumer, eso por delante.
En cuanto al día, si hoy (por ayer) es jueves. ¿Mañana no voy a trabajar? :-P
Besos

Charo dijo...

Bueno...ja ja has matado a Gumersindo !! menos mal que le has dado la opción de vagar ahora como un espectro junto con su caballo!Muy bueno el relato Valaf, y hay que ver la cantidad de nombres raros que te sabes je je.
Gracias por participar.
Un beso

Pepe dijo...

Magnifico relato en la onda de la mejor literatura vikinga. No quisiera tropezarme con el espectro de GUmersindo y su caballo.
Un abrazo.

Leonor dijo...

Una eternidad para Gumersindo cabalgando tras las valkirias juguetonas y salvajes como yeguas.
Un relato bien contado.
Un beso.

Valaf dijo...

No, no...que las yeguas son para el espectro de su caballo, jajajaja...

Un beso, Leonor

Juan Carlos dijo...

Muy divertido relato, narrado con mucha gracia.. Pobre Gumersindo Harald y pobre caballo.
Abrazos.

Teresa Oteo dijo...

jajajaja la saga de Gumersindo!!
Me has recordado al jinete sin cabeza :))
Me encantan tus historias vikingas!
Un beso!

G a b y* dijo...

Casi se me pianta un lagrimón, la muerte de Gumersindo podría suponer no solo final de su vida atribulada sino el fin de una saga memorable... pero, el destino quiso que su espíritu ande suelto, lo que celebro de corazón, pues esto implica que nada ha terminado! ;)
jejeje! Eres genial montando estas historias!
Besos:
Gaby*

Auxi González dijo...

Por Loki el travieso, qué bien escribes! Esa sabrosa mezcla de sofisticación, humor e insolente misticismo resulta exquisita! Que sepas que disfruto mucho con tus aportaciones!

Sindel dijo...

Cómo me gustan estas historias vikingas, con muertes, y fantasmas que andan por ahí. Un final que es comienzo de algo de más.
Un abrazo !!!

Juan L. Trujillo dijo...

Le has sacado buen jugo al personaje. Y siempre con la brillantez que es normal en tus escritos.
Un abrazo.

Lucia M.Escribano dijo...

El espectro de Gumersindo pinta bien jajaja...El jueves, es un buen día para morir...y para resucitar, cosa que espero pase
para seguir disfrutando de sus aventuras.
Te Traigo un te de "mil diablos" para que caliente el alma de Gumersindo y pueda cabalgar detrás de su destino sea el que quiera su dueño.
Besos amigo.

Lola Polo dijo...

Sê pocas hiatorias de vikingos, pero esta me ha encantado. Tendrê que ponerme al dìa con la saga de Gumersindo. Un abrazo

Lola

Tracy dijo...

Jajajajaja, me ha gustado lo de la minifaldilla y el giro final que le diste.

Fabián Madrid dijo...

Me gusta el respectivamente, y las opiniones de quien escribe el texto, mezcladas con palabras muy duras.
Un abrazo.

Loquita Diplomada dijo...

Casi muero yo de la tristeza con la muerte de Gumersindo y su caballo!! Por suerte nada esta perdido definitivamente y sueño con encontrarme sus espíritus paseando por esta taberna.
Estaré expectante.
Un beso

Alicia Gonzàlez dijo...

Increíbles tus montajes, como te lo curras. Me alegro que tu Gumersindo mantenga su espíritu libre, para volver en algún momento. Besote

San dijo...

Bueno Valaf no se yo si esa minifaldita era tan "ita", porque a Gumersindo quien más y quien menos de lo imagina como el de tu imagen seleccionada, Tipo duro y recio y claro visto así, ese final no podía ser de otra manera. Ya se sabe genio y figura hasta la sepultura.
Un beso.

Neogéminis dijo...

Ufff ¿se me borró el comentario? Decía que yo ya casi pensaba que ese Gumersindo el Bravo, de bravo...mm no tenia nada, jejeje.
Un abrazo!

Espe dijo...

Y lo que me gustaría a mí tener un vikingo de esos pa mí sola... ;-)

Alfredo Cot dijo...

Ha sido como un corto de color, intenso y trepidante. Los papeles bien repartidos y el espacio escénico descrito a la perfección.
¿Ironía histórica... o Historia ironizada? Hasta cabría el juego de palabras si metemos la de Histrionismo histórico,
Fíjate si da de sí, el corto texto.
Abrazos

Esilleviana dijo...

Mientras leía las últimas líneas del párrafo final pensé: quizá Gumersindo fue el primer escocés que llevó un tartán en honor a aquella minifaldilla que encontrarón entre sus ropajes... jajaja
pero no, tu final es mucha más imaginativo :))

un abrazo

rosa_desastre dijo...

¡Que ternura Gumersindo el bravo! Es de esos espiritus que con caballo y todo, no me importaria tropezar.
Un besazo

Ramfel Sierra dijo...

minifaldas y cementerios, surrealista fusión eje je je...