martes, 18 de junio de 2013

Sobre Mileva Maric . . .

A la atención del Sr. Director:


Por la presente le hago saber mi malestar por excluir a Mileva Maric de la sección "Mentes brillantes del siglo XX" que usted tiene a bien publicar en su periódico.

Como usted sabe, la Sra. Maric fue mucho más que la primera esposa del insigne Albert Einstein. Efectivamente, también fue una mente matemática sobresaliente, aunque tuviera que subordinar todas sus aspiraciones y conocimientos a los objetivos del que sería el autor de la Teoría de la Relatividad.

Albert y Mileva se conocieron en 1896 en el Instituto Politécnico de Zúrich mientras cursaban los estudios de física. Se conserva parte del epistolario que corresponde a su época de noviazgo y, en muchas de las cartas, Einstein discute sus ideas con Mileva, al punto de referirse a las bases matemáticas de lo que sería la Teoría como "nuestra teoría". Es obvio que Mileva Maric tuvo una influencia importante en la obra científica de Albert Einstein, aunque este jamás le concediera la menor relevancia en público y, a cambio y ya casados, le hiciera firmar un contrato que la relegaba al papel de simple sirvienta doméstica.

En palabras del Dr. Ljubomir Bati Dumic: "Veíamos a Mileva como a una diosa, tal era el asombro que nos causaban sus conocimientos matemáticos y su genialidad. Los problemas matemáticos sencillos los resolvía mentalmente en un instante, y no tardaba más de dos días en aquellos que ocupaban algunas semanas a los más hábiles especialistas. Y para resolverlos siempre encontraba caminos cortos y originales. Resultaba desconcertante su genialidad matemática"

Por todo ello, me entristece conocer la lista definitiva que compondrá su publicación semanal. Me apena no ver el nombre de la serbia Mileva entre ellos. Creo que comete usted un error y así se lo hago saber.


Reciba un cordial saludo
Valaf.


26 comentarios:

Mere dijo...

No creo en las listas ni en los rankings. El carisma y la valía no se pueden medir en números. Mileva brilla en tu mente, Valaf, más de lo que permite una lista de personajes célebres. Todos esos nombres se traspapelarán un día u otro, a Mileva no la olvidarás tan facilmente.
La carta, exquisita y de lo más cordial. Así da gusto :)

Framboise dijo...

Bonito reconocimiento a esta mujer casi desconocida que justifica la frase: "Detrás de un gran hombre hay una gran mujer"
En este caso, por el conocidísimo machismo de este señor... muy detrás.
Acertada carta la tuya; esperemos que AL LADO del dire haya un gran mujer que le haga recapacitar. :)
Un besote y una sonrisa. :)

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

MUy bien destacar a una mujer con tales meritos, que fueron reconocidos en su tiempo. Muy bien por mencionarla, ilustrando a blogeros como yo. Felicitaciones.

JACC dijo...

Por suerte a Mileva le ha llegado este reconocimiento, pero ¿cuantas Mileva habrán existido de las que no hayamos tenido noticia?. Un saludo.

Mari dijo...

Cielo, copio los puntos del contrato que citas en la entrada:


"...En 1919 salieron a la luz las normas que Einstein hiciera contraer a Mileva:

A. Te encargarás de que:

- Mi ropa esté en orden
- Se me sirvan tres comidas regulares al día en mi habitación.
- Mi dormitorio y mi estudio estén siempre en orden y que mi escritorio no sea tocado por nadie, excepto yo.

B. Renunciarás a tus relaciones personales conmigo, excepto cuando éstas se requieran por apariencias sociales.

C. En especial no solicitarás:

- Que me siente junto a ti en casa.
- Que viaje contigo.

D. Prometerás explícitamente observar los siguientes puntos cuanto estés en contacto conmigo:

- No deberás esperar ninguna muestra de afecto mía ni me reprocharás por ello.
- Deberás responder de inmediato cuando te hable.
- Deberás abandonar el dormitorio o el estudio de inmediato y sin protestar cuanto te lo diga.

E. Prometerás no denigrarme a los ojos de los niños, ya sea de palabra o de hecho."


Un besito, cariño -Me da que la entrada es un reconocimiento exquisito a la figura de esta mujer...;)))

Juan Carlos dijo...

Venía a escribir mi comentario y leo el de Mari que aún añade leña al fuego.
Con todo, solo darte la razón en exigir el reconocimiento a quien quedó injustamente oculta por cuestión, supongo, de género.
Abrazos.

Espe dijo...

Qué pena que haya mujeres que pasen tan desapercibidas, y qué "majo" el amigo Einstein, que el comentario de la tabernera me ha dejado ojiplática...

Alson dijo...

Carta para enmarcar...Bravo!

mientrasleo dijo...

Todo un alegato a una mujer olvidada. Hoy hablaba yo de otra, pero en otro sentido.. la verdad que es una pena la cantidad de nombres que se ocultaron
Besos

Abismo dijo...

Leyendo el comentario de Mari... bufff que mal genio se me pone... y yo no sabía esta historia... mira que "Listillo" el Einstein tanta relatividad para ser así de cutre (pstt me he cortado con el adjetivo, he pensado otra cosa, la verdad)

Besos abisales

Encarni dijo...

Desde la secretaria virtual de la REdacción y del periodico , ante la brillante exposición en defensa de esta ilustre mujer poco reconocida, y ante el comentario de Mari, que complementa de forma extraordinaria el personaje de Eintein, le prometo un nuevo estudio, y una nueva sección que haga justicia a Mileva.

Atte. La redacción.

Éowyn dijo...

Me ha gustado tu post!

Un beso.

Mar dijo...

Pues vaya con el sr. Eisntein! Su mente brillante esconde a una persona ruín!!!


Bss.

Jara dijo...

Que triste que tantas mentes brillantes hayan quedado relegadas y cuantas posibilidades no se habrán perdido por ser mujeres. Tu carta y el comentario de Mari han cambiado radicalmente la idea que podía tener sobre Einstein. No sé cuanta genialidad matemática sería suya realmente, pero queda demostrado que como persona su talla era menos que ínfima.

Besos

San dijo...

Hace poco leí sobre ella, y bueno, me ha gustado que en tu carta reivindiques su lugar, que pena que por el hecho de ser mujer no se le reconociera toda su valia, que pena que no se le reconozca esto a tanta otras mujeres.
Un abrazo.

Montserrat Sala dijo...

Ah!! mon petit garçon!!! Est ce que tu ne le savez pas?

On dit toujours:"cherchez la femme.

Tradución aprox.:Detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer!!!

Salud!

Tracy dijo...

Así me gusta, luchando porque las mujeres que lo merecen tengan el lugar que se merecen.

Charo dijo...

Einstein sería un genio pero era un misógino y un machista.Lo triste es que seguro que ha habido muchas como ella de las que no se sabe!!!
Afortunadamente esas cosas hoy en día "casi no pasan"

bixen dijo...

Imagínense que Albert escribió esa (no) carta a su esposa tras pedirle ella que fuese un marido normal, como los demás. Por lo que dice Mari.
Gracias por este post y de paso invitar a quienes le critican malamente, que no saquen las cosas de contexto.

rosa_desastre dijo...

¡Que barbaridad, y me quejo yo de los ramalazos machistas de mi consorte!
Increible la lista de exigencias para un "amor creible" llegado al matrimonio. Cobarde Einstein que nadie le hiciera sombra.
Besos

MAR dijo...

Capaz para la próxima la incluyan!!!
Al menos gracias a ti la conocimos.
Un abrazo grandeeeeeeeeeeeeeeeeee.
mar

Carmen Andújar dijo...

una verdadera pena, Ya se sabe en esa epoca la mujer era simplemente la esposa de... y le debía obediencia, por lo que no podía o no quería ceder protagonismo a su mujer.
Como dice la compañera tal vez la incluyan en la siguiente lista.
Un abrazo

Teresa Oteo dijo...

Pues muy bueno tu reconocimiento y yo he aprendido algo nuevo gracias a ti...
Un beso!

Matices dijo...

Porque ser brillante y en este caso me refiero al "amigo", no te da otras cosas... Me alegra tu reconocimiento a Mileva y que Mari nos instruyera un poco más con ese contrato...
Secundo tu carta, ¡¡Mileva a la lista!!!
Besos

juliano el apostata dijo...

a mí me da que te acabas de ganar mi 10 de la semana.
medio beso.

Fabián Madrid dijo...

Me parece bien reivindicar el trabajo de esa mujer. Como frase sin aplicación práctica, se dice que detrás de un gran hombre hay una gran mujer. Pero nunca sale a la palestra.
Un abrazo.