martes, 31 de enero de 2012


Belleza, fuerza, nobleza, misterio, amor.

lunes, 30 de enero de 2012


Each valley dazzles the strongest heart
and every hill burden on his shoulders the weight of mystery.
 The mystery is revealed in the heart of a child,
in the depths of clean and sincere eyes.

domingo, 29 de enero de 2012

viernes, 27 de enero de 2012


Se despertó bañado en sudor, imposible conciliar el sueño. Salió de la tienda de campaña y caminó senderos oscuros hasta llegar a un claro en la floresta. Se detuvo en su centro, eran las tres de la madrugada y el cielo se abría sobre él con una inmensidad aplastante; miles de luceros encendían el firmamento y herían la negrura con destellos diamantinos. Inquieto, extendió los brazos y abrió sus manos. Y quiso capturar una hebra de eternidad y acunar la extraña sensación que le quemaba las entrañas.
Cerró los ojos. Una corriente de potencia incalculable atravesó su cuerpo y lo hizo resonar como un diapasón. Su percepción se aceleró hasta límites insoportables mientras escuchaba las notas de la sinfonía eterna, el sonido del infinito. Miles de imágenes cruzaron su espíritu y golpearon las costas de su mente sin misericordia alguna. Allí estaba Él, más allá de toda duda; durante unos instantes, su alma se transformó en un espejo perfecto, en un lago de aguas limpias y vida sin fin.
Bajo la inmensidad estrellada cayó de rodillas al suelo, llorando; llorando de alegría y desbordado por un amor sin límites.

lunes, 23 de enero de 2012

Madrugada, en la oscuridad de la alcoba y mientras duermes, a tientas...dibujan mis dedos tu perfil, lentamente, caminantes furtivos sobre tu tierra desnuda. Muy despacio, encuentro la concavidad de tu cintura y me detengo, ¿subir tus caderas o deslizarme en tu vientre? Tu vientre, terso, cálido, suave; tu vientre se agita, arriba y abajo, arena blanca que muere bajo mis yemas. Despacio, despacio te das la vuelta y te encuentras con mis labios, tus labios, mis labios...sin tregua. Te mueves, entre besos que son mordiscos, dos lenguas en guerra...se escapan de tu boca las notas entrecortadas de una melodía ancestral. Bajo, te devoro el cuello y te ofrezco clemencia. La niegas. Asciendo tus pechos y cruzo tus llanos, sudas, sudo, brilla tu cuerpo bajo la trémula luz del alba. Desciendo, viajero guiado por el mar y sus bosques de coral, por su perfume, por su calor; dulce tierra mojada...cuando despunta el día.

domingo, 22 de enero de 2012

sábado, 21 de enero de 2012

Era de noche y la hora temprana. Entre sueños inquietos, casi a duermevela, escuché la voz de un ángel que parecía venir del jardín. Inquieto, me asomé furtivamente a la ventana y mi corazón quedó herido de amor, pues te vi danzando bajo la luna, junto a la fuente y entre las flores; tu cuerpo desnudo y tus negros cabellos que azulaban bajo lámparas de plata y luceros encendidos; largos, suaves y lisos cabellos, cascada de jade negro sobre tu espalda.
Abandoné entonces la ventana y salí a comprobar la mofa de Morfeo, seguro de sus ardides con mi sueño, pero no, mi ángel estaba allí, bañándose con la luna. Quise morir, Dios, cuánta belleza y cuánta dulzura. Todavía recuerdo cómo me miraste, cómo me diste la mano y cómo me besaste. Sí, tras el beso brillaron tus ojos y sentí tu calor en mis manos. Ocupaste mi lecho, incendiaste mi alma, devoraste mi cuerpo y te fundiste conmigo. Para siempre, amor mio, para siempre.

miércoles, 18 de enero de 2012

Mi querido Dr. Watson,

En mi última partida al ajedrez con el Dr. Moriarti, y puesto el sujeto contra las cuerdas con un mate inminente, me rogó que le dejase ganar. Rojo de ira y vergüenza, me pasó el siguiente audio en el cual, presuntamente, se le escucha a Vd. cantar por las calles de Londres y bajo las farolas. De todas formas acabé haciéndole el mate, claro, pero me intriga el documento sonoro. Dígame, ¿es Vd? Se lo pregunto porque la voz me recuerda al demonio ese que galanteaba con Lady Merce, tridente en mano, en la boca del infierno sita a orillas del Támesis.

miércoles, 11 de enero de 2012


martes, 10 de enero de 2012



sábado, 7 de enero de 2012


No podía asegurar con exactitud cuánto tiempo había respirado aquel mundo porque el tiempo era ajeno a sus medidas, unas veces eran edades y otras, simples instantes; según se moviera su espíritu, la eternidad precedía sus huellas o fue ayer cuando empezó a respirar los cielos de aquel lugar sobre las estrellas. Pero eso no importaba, no, no importaba en absoluto pues el tiempo se había cumplido y él lo sabía. Y se tumbó en la hierba, y sintió el violeta intenso de sus cielos dentro de su alma. Y sonrió, pues el eco de una voz lejana acunaba su sueño...

...A las 11:30 de una fría mañana de Octubre abrió los ojos, lloraba. Notó los latidos de su madre, la mujer que lo había llamado y que a lo largo de nueve meses acunó sus sueños bajo las estrellas.


PD: Dando un beso a su madre había un hombre, parecía no entender nada en absoluto. Y sin embargo era el hombre más feliz de la Tierra.

jueves, 5 de enero de 2012

Vuelvo a postear esta entrada. Verán, el post ha cobrado una belleza extraordinaria en la voz de Beatriz Salas y sobre la música de Ruth. Es un honor para mi que su genio haya modulado el texto original, creando un hermoso poema sobre él y ampliando su sentido con los matices de su voz; voz bellísima, por cierto.

Beatriz y Ruth, gracias!!!!



Incontables las estrellas del cielo. Decían los antiguos que la noche era un manto oscuro cuajado de agujeros; un manto por el que asomaban las luces de hogueras lejanas. Bien, puede que no sea así, pero no importa. Me gusta imaginar miríadas de formas de consciencia alumbrando el firmamento, incontables interrogantes vivos. Y hacer sitio entre los luceros, y bailar un vals, mientras desliza tu vestido por los salones del cielo...

PS: Creo que el lugar apropiado para los comentarios a esta entrada es el blog de Beatriz.

miércoles, 4 de enero de 2012


Siguiendo la estrella llegué a una gruta junto al mar; gruta perfumada por Venus, manantial de licores marinos; recorrí sus puertas con mis labios, puertas vivas color de rosa, embriagándome hasta enloquecer, dulce gruta del peregrino que sacia su sed entre espasmos de miel y sal. Cueva hechizada, pues en ella el navegante estalla sin morir, encendiendo su faro en la cálida oscuridad y derramando en sus entrañas su luz y su vida...


...Amó el marino el ancho mar,
su ocaso y su amanecer
sus calmas y tempestades
mas la quilla hundió en el antro sagrado
y halló la vida, y la luz, y la felicidad.
Y conoció los secretos de Dioniso 
y Afrodita
y he aquí que miró el mar a su espalda
ancho y sin límites,
profundo y misterioso;
oyó los cantos de sirena
y los lamentos del navío en la tormenta,
esto hizo el marino
y lo encontró tibio y sin vida
pues la vida y el amor
tenían el aroma de su gruta sagrada.


domingo, 1 de enero de 2012


Navegando sobre el mito y la ficción, imaginando fuerzas cuya naturaleza intuimos aún sin comprenderlas, he aquí que la nobleza, el valor y la lealtad brillan como zafiros en la ciega oscuridad de los Hombres. Fuerte quién no niega su naturaleza, noble quien la sirve y si es oscura, la cambia. Leal quien atraviesa como una flecha los caprichos del viento, siempre fiel a la luz de su alma, antorcha que incendia su corazón burlando el hado de Cronos y su decadencia. Neguemos el tedio y los frutos de la costumbre, pero jamás la inteligencia, el buen gusto, el amor y la pasión.
Señores, arrancamos el año (y que le den a profetas y profecías. Nosotros tejemos nuestro destino)