jueves, 27 de diciembre de 2012

A modo de prueba

"Jack la miraba con expresión seria y delicada al mismo tiempo, mientras volvía a hacerle posar la mano en su brazo. 

-Es hora de cenar, señora mía.

Sus ojos sonreían suavemente. Y Sophie se deleitaba en su resplandor." 

(Stephanie Laurens)



Se trata de un pequeño fragmento, elegido al azar, de un libro que andaba leyendo Mari (le pedí que lo leyera para grabarlo, a modo de experimento sonoro para futuros posts). Y el caso es observar cómo, cualquier texto y por trivial que sea, adquiere una calidez muy especial al ser modulado por la voz.
Decía Voltaire que "La escritura es la pintura de la voz". Y yo añado que la voz es el alma de la escritura, fuente de matices y colores insospechados. Es por eso que las historias bonitas se tornan bellas cuando son leídas. Y quizá por eso los niños dejan volar su fantasía sobre la voz de quien se las lee.

13 comentarios:

mientrasleo dijo...

Hoy te voy a discutir. No hay comparaciones entre artes, ni uno está sobre otro, pero la pintura es un arte estático donde siempre tienes la visión global de lo que estás creando. La literatura en cambio es diferente, sobre todo para el autor, que ha de poder moverse en un universo complejo que resida sólo en la memoria. Avanzar y retroceder y perfilar una y otra vez tirando siempre de esa especie de recuerdos ficticios que aparecen al crear.
Si que creo que se puede poner música al arte, y sobretodo a los libros que tienden a relatarnos destellos de vida. Pero cuidado, un fragmento para un experimento puede elegirse al azar, la música... me da que la escogiste con sumo cuidado.
Besos

Valaf dijo...

Pues es que estamos bastante de acuerdo, Sil. La literatura se sustenta en el logos y este en la memoria, ya sea de hechos reales o imaginados. Los caminos que abre el lector son, realmente, insondables; casi tantos mundos partiendo de una misma historia como sensibilidades que las leen.

Aquí quería probar una cosa, el registro de voz para futuras lecturas de algunos posts que pueda colgar. Al hacerlo, bueno, al grabar a mi esposa (la voz es la suya), vi cómo se puede colorear con matices vivos un textito que en sí puede parecer trivial, la cadencia y la textura de la voz hacen que lo escrito gane en profundidad y luminosidad. Siempre me ha gustado escuchar algunas lecturas de viva voz. Y tienes razón, su voz es preciosa. Gracias!!!

Un besazo

Esilleviana dijo...

A ver como escribo este comentario para que no se malinterprete: me gusta leer las palabras con mi voz interior más que escucharlas recitar de otra voz y aunque Mari, es cierto, tiene una bonita voz; la lectura interior es algo tan personal que se mezcla con el entendimiento del texto, con la aclaración que espontáneamente vamos descubriendo y con la riqueza de deducciones que se van abriendo. Perdona jaja, será que soy algo limitada: mientras escuchaba a tu mujer, trataba de sacar su acento, la musicalidad de su voz, tal vez algo de su carácter que se transmite en entonaciones y me perdía lo que realmente presentaba el texto... será éste el principal motivo de que me guste más la lectura que la visión/audición de un texto. Lo siento me enrollé :)) como venga Inma se reirá de este coment jajaja.

un abrazo

Espe dijo...

Huy, a mí me ha pasado lo mismo que a Esilleviana, que me he distraido con la voz de tu Mari y he tenido que leer luego el texto a mi aire porque de escucharla a ella no me había enterado de nada, jaja.

Abismo dijo...

Me encanta el experimento, aunque se hace raro oirla :)
Si aprendo a hacerlo, algún día experimentaré yo también (aunque no sé yo me oigo a mi misma una voz horrible)

Besos abisales

María Bote dijo...

A mí me ha gustado mucho. ¡Feliz Año Nuevo!

Besos. María

Mari dijo...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Mari dijo...

La literatura y su objeto, los pasadizos que recorre la mente del lector cuando se adentra en el castillo que ha levantado el escritor.

Castillos de realidades pesadas y repletos de referencias banales, como Madame Bovary o Ulises, castillos elegantes y soñadores como Salambô y Finnegans Wake; castillos de laberintos absurdos, como La metamorfosis...Me da que, todos ellos, paisajes a recorrer sobre el mapa trazado por el autor pero con caminos abiertos por nosotros, los lectores...;)

Dar voz a las letras es una de las artes que gozaron del respeto de los antiguos y, todavía hoy, objeto de culto cuando se hace bien.
Un besito, cariño...¡¡Qué vergüenza!!...jaja...;P

Rayén dijo...

Hermoso post, la voz le da vida a las palabras.
Paso a dejarte mis saludos en estas Fiestas y mis mejores deseos de felicidad para el Nuevo Año. Además, con mucho cariño quiero compartir contigo el Premio Dardos.
Un inmenso abrazo y todo mi aprecio para ti.

elena dijo...

Es cierto eso que dices.
Mira, te pondré un ejemplo: Hace años, volvía de no me acuerdo dónde con las niñas, un viaje algo largo, y casualmente ponían por la radio un audio del "El Principito", leído en catalán y por una voz femenina de esas cálidas y encantadoras. Era el fragmento del zorro, y a mis hijas les cautivó el relato, hasta el punto que querían la grabación del libro completo, y "sólo" en esa versión (que me costó de encontrar lo que no está escrito). Decían que leído por mi no tenía nada que ver, y que leerlo directamente era insulso, ya ves.

Sin embargo, en general cuando leo algo, la voz que suena en mi mente es la mía.

Felicita a Mari por esa dicción tan magnífica.

Un beso.

Mari dijo...

Os cuento, resumiendo...¡¡Qué vergüenza!!...jaja.

Veréis, me da que a quien resulta más "extraña" su voz es a la propietaria de la misma -cuando la escucha en una grabación.

No obstante y abundando en lo que dice Jordi, la lectura de un relato, o de un poema, o de un cuento de viva voz tiene un plus si quien la hace pone en ello algo más que una simple motivación estética.

Me da que es un poquito a lo que se refiere Elena en su comentario y que he podido experimentar también con mis hijos: la voz, cuando es la voz de alguien de quien se sabe o intuye que no lee de trámite, contiene unos añadidos mágicos a la historia en sí.

Creo que todos estaréis de acuerdo conmigo...;)
B7s

Framboise dijo...

:((((((( He llegado tarde y la grabación se ha borrado o lo que sea y no oigo nada (no pasa de 0:00, no hay forma)
Me quedo sin conocer la voz de Mari :((
Referente a la conversación sobre lectura interior, lectura en voz alta, voz propia o ajena... pues creo que soy más de lectura interior, como Esil. Cuando me leen algo, termino siempre diciendo: " A ver, dejame que lo lea" Me distrae la voz del lector del significado o de la poesía del texto.
Y referente a la lectura para niños, más que de la lectura creo que disfrutan más, viven más el texto no leído sino recitado, "teatralizado", vivido; eso es: seguido no sólo en las palabras o la voz sino también en la gesticulación no verbal, en la mirada del cuentacuentos. Es mi experiencia, tanto propia como observada en niños (sobre todo en los más pequeños ;) y creo que es la semilla para futuros adictos a la lectura (de la forma que sea)
Siento haberme perdido la voz de Mari :(( pero me la imagino :))
B7s y besotes, lectores.

Valaf dijo...

SNIF, SNIF...cierto Fram, tampoco me funciona a mi. Cuando convertí el archivo a mp3 y lo subí al DivShare...funcionó por unos días pero luego empezó a tardar mucho en cargarse y también hacer cosas raras en los primeros tres o cuatro segundos de audio. Una pena, finalmente no funciona, lo cual me extraña mucho porque las canciones sí lo hacen, al menos las que he probado.

Bueno, jejeje...UNA VOZ DULCE Y CLARA COMO EL AGUA MÁS FRESCA DE LA MONTAÑA, Y CÁLIDA COMO EL FUEGO DEL HOGAR EN LOS DÍAS DE INVIERNO, jejejeje, VALE, NO SOY OBJETIVO...pero es VERDAD!!!!

Sobre lo que dices, pues es cierto que cuando lees algo que te interesa es mucho mejor hacerlo tú mismo y en silencio. Ahora bien y como también apuntas: para los niños (y también adultos), hay ciertas cosas que cuando se leen con ese amor infinito...suben unos cuantos peldaños en su belleza.

Un besazo