jueves, 18 de octubre de 2012

De libros . . .



Érase una vez un niño al que regalaron un lbro, no un libro cualquiera sino un "libro", y eso son palabras mayores. ¿Y qué le ocurre a un niño, cuyo espíritu es dado a la imaginación y la fantasía, cuando del libro emergen dioses, elfos, hombres, enanos y orcos? Bien, muchas cosas y, si olvidamos el incidente del miedo a pasar por el huerto, de noche y con los naranjos-trasgos respirando sobre su nuca, si olvidamos eso, digo, lo que ocurre es la alquimia de la magia, mundos imaginados que son vivos en la mente del infante, paseos sobre águilas encantadas rozando las estrellas. Y batallas, y damas y elfas, caballeros, dragones y magos blancos. Y magos negros, el bien y el mal.

Y todo eso golpeando las costas de su mente, costas vírgenes que se abren a la magia de las palabras y encienden la llama de la fascinación. Vive el niño, nace el hombre. Vive el hombre en el corazón de un niño y, quizá por eso, sigue paseando en los campos del cielo, de la mano de Elbereth, la reina de las estrellas. Mientras los días se acortan y las sombras se alargan, vive el niño en el corazón del hombre.


39 comentarios:

Tracy dijo...

¡Qué bonito lo has dicho!

Mar dijo...

Pocas cosas hay en esta vida que despierten tanto la imaginación como un libro. Para una misma descripción, hay tantos escenarios distintos como lectores, y para mi esa es la magia que tiene la literatura.

La imagen, tremenda.

Bss.

Aurora Lejana dijo...

¡Cuánta razón contiene el texto! ¿qué hubiera sido de mi sin los libros?¿qué sería de mi sin ellos? Gracias por recordarnoslo. Besitos!

Neogéminis dijo...

Un buen libro logra abrir los ojos de la imaginación, alistar los sentidos y predisponernos con entusiasmo al descubrimiento de la vida. ¡Un tesoro!

Te dejo un abrazo.

Natàlia Tàrraco dijo...

Pues sí, de la mano de Aragorn alzo el vuelo, y mis sueños aterrizan en muchas tierras ignotas, que siga el periplo letra por letra hasta alcanzar a la reina de las estrellas, muchas, diversas, infinitas.

Excelente manera de empujar los ojos y los sentidos a las letras, sigue la aventura.
Besito.

Rochies dijo...

Cuanta poesía hay en tu prosa. Su ritmo, inmejorable!

Mari dijo...

Bueno, bueno...Me da que coincido con Rochies en su opinión sobre el texto: prosa poética de una calidad impecable, ritmo y nexos que rallan la perfección. Es precioso, cariño...;))

Un libro, una semilla que germina en la tierra virgen de un pequeño. Los frutos son impredecibles pero siempre, siempre, perfuman su alma con las flores de una imaginación cultivada. La lectura, a esa edad, se me antoja imprescindible.

Os copio un poema de Antiles titulado "En un trozo de papel". Se trata de un poema infantil:

"En un trozo de papel
con un simple lapicero
yo tracé una escalerita,
tachonada de luceros.

Hermosas estrellas de oro.
De plata no había ninguna.
Yo quería una escalera
para subir a la Luna.

Para a subir a la Luna
y secarle sus ojitos,
no me valen los luceros,
como humildes peldañitos.

¿Será porque son dorados
en un cielo azul añil?
Sólo sé que no me sirven
para llegar hasta allí.

Estrellitas y luceros,
pintados con mucho amor,
¡quiero subir a la Luna
y llenarla de color!"

Un besito, cariño...;P

Inmagina (Territorio sin dueño) dijo...

Tú lo has dicho, magia, el descubrimiento del primer "LIBRO" trae eso consigo, no todos lo descubren y es una pena, aquellos que sí lo hicimos sabemos lo que es, y eso ha marcado nuestras vidas.
Besos Valaf

Espe dijo...

Bueno, ¿qué te voy a contar, salvo que acabas de ganar un montón de puntos? Por hablar de libros, por hablar de mi adorado Tolkien y por ponerme esa pedazo de foto de mi Aragorn. A mí, que llevo prácticamente siempre el colgante de la estrella de la tarde y el anillo único, jajajaja.

mario gomez garrido dijo...

El mundo de Tolkien, al margen de modas y olvidos, conecta de manera perfecta con las fantasias infantiles, con el anhelo que todos llevamos dentro de otros horizontes, con una defensa de la fantasía tan imprescindible siempre. Un saludo

elena dijo...

Descubrí el Señor mucho después de la infancia y también me cautivó. Sumergirse en ese mundo mágico... Aunque siempre he sentido debilidad por los hobbit, mucho más que por los elfos, enanos y humanos. Se me antojan seres sencillos, de felicidad fácil.

No recuerdo el primer "Libro" que me regalaron de niña, sin duda uno de Enid Blyton o similar. Sin embargo sí recuerdo el primero le regalé a mi hija: "Harry Potter y la Piedra Filosofal", también un mundo interesante en el que sumergirse de niño.

Besos.

Cecy dijo...

Nace la magia para toda la vida del niño y de adulto lo va a buscar para andar entre batallas, damas, caballeros, dragones y magos blancos. Y alguna estrella que le inspira y le regala un momento único, de alivio y libertad.
Así, es el niño dentro del hombre.

Un abrazo.

Framboise dijo...

¡qué bien has plasmado la magia de la lectura en el espíritu de los niños! y lo mucho que puede orientar su vida dar con "su" libro. Me ha encantado.:)
"Mientras los días se acortan y las sombras se alargan, vive el niño en el corazón del hombre." ... y de vez en cuando, asoma :)

Besote grande para este niño. :)

Framboise dijo...

mari :) precioso poema infantil. Con tu permiso, me lo copio ;)

B7 grande. Y sigue paseando en los campos del cielo. :)

mientrasleo dijo...

Un relato muy hermoso. No sabía que te hubieras sentido como Bastian.
Besos

San dijo...

Pues eso mismito es leer y vivir un libro, precioso Valaf.
Un abrazo.

Abismo dijo...

Un buen libro para apearse del mundo un ratito...

(y a falta de mucho tiempo, blogs con buenas letras XD)

Besos abisales

Mario Misael dijo...

El niño se siente como el portador del anillo...cargarlo con el afan y la pesadumbre...pero sintiendose desde su pequeñez grande...saludos..

Eva Letzy dijo...

Si hay algo por lo que me gusta leer es para meterme en esos mundos fantásticos, que desde luego jamás van a estar al alcance de nuestra mano.
Genial el texto!!
Besos

Leonor dijo...

Qué bonito lo has expresado!. Cuando la historia logra que entres en ella se produce la magia, y vives mil aventuras, viajas, amas, salvas, vuelas...Los libros son la mejor vía de escape para una vida monótona.

Un beso.

mágico dijo...

Quizá por eso la realidad sea eso tan horrible que te encuentras cuando cierras un libro.

Lo que te he dicho antes, que lo has bordado, mestre.

José Vte. dijo...

Casi siempre hay un libro que es el que realmente nos abre los ojos y la mente hasta otros muchos libros, es aquel que nos golpea en la cabeza como si de un martillo pilón se tratara, haciéndonos sentir su verdadera magia y fantasía. Se descubre una nueva sensación. Desde ese momento la percepción cambia, leer ya es un placer.

Un abrazo

Jara dijo...

Cuando abro un libro el resto del mundo desaparece. A veces me sumerjo tanto que aun cerrado sigo viviendo en él y sus personajes caminan a mi lado.

Me ha gustado tu relato y el resto del blog. Por aquí me quedo.
Besos

censurasigloXXI dijo...

También fue uno de mis favoritos junto a las Crónicas de Dragonlance, Ah, creo que las he leído lo menos diez veces las dos obras!!!

Un abrazo y un cafelito.

Esilleviana dijo...

Enhorabuena niño hombre grande o gran niño-hombre por tener la inmensa fortuna de que la reina de las estrellas "llenara de luz las dos lámparas que el artesano creó en los primeros años de existencia del mundo para iluminarlo".

Un abrazo :)

Maria Liberona dijo...

Bien dicho y muy cierto... que bello escrito, pues me encantan ese tipo de libros, pues yo creo en la magia, las hadas, lo elfos y enanos del bosque encantado donde mi imaginación vuela por los aires

miralunas dijo...

el hombre y el niño en el mismo corazón. la mujer y la niña en el mismo corazón.

libros que son esos corazones.

precioso, valaf, precioso.

Pepe dijo...

Y esas vivencias de niño, ese nacimiento del hombre, ese vivir el hombre en el corazón del niño, son posibles en gran medida gracias a la magia de los libros que recrean para nosotros escenarios de dragones, magos blancos y negros, caballeros y princesas, campos celestes, donde nuestra imaginación se siente como pez en el agua, libre y a gusto.
Preciosa y poética entrada, Valaf.

Sindel dijo...

Qué maravilloso texto nos has dejado este jueves!!!
Una forma poética y tan cierta de lo que produce un libro en nuestra mente, lo que nos hace vivir, y soñar.
Me encantó!!! Un abrazo enorme!!!

Beatriz dijo...

¡Qué buen relato! Breve pero intenso.
Muy bien escrito

Saludos

Valaf dijo...

"Denme un libro y moveré el mundo" Quizá hubiera dicho eso Arquímedes en Alejandría.

Ha sido un placer.

Un beso a las damas y un saludo a los caballeros.

Madame dijo...

De hecho ese libro forjo al hombre que es... manteniendo lo bueno en su interior, es decir el niño que fue..
intenso muy intenso...
besos y abrazos Valaf, nos estamos leyendo.

casss dijo...

"Y todo eso golpeando las costas de su mente, costas vírgenes que se abren a la magia de las palabras y encienden la llama de la fascinación. Vive el niño, nace el hombre. Vive el hombre en el corazón de un niño"

tus palabras me conmueven: las encuadraría.

un fuerte abrazo

Maruja dijo...

Lo que puede producir un libro en nuestra mente.
Breve pero intenso.
Feliz semana.

Ame dijo...

La imaginación del niño es un tesoro divino, lo que hace un buen libro es agrandarla y es muy importante el mundo que se genera en esa personita

Muy bello Valaf, me gusta

Besos

ibso dijo...

La fantasía la inventó un niño que, cuando creció y se hizo adulto, sintió miedo de no recordar lo había vivido en aquel mundo mágico, germen de todos los sueños, motor de todos los cambios, y... escribió el primer libro para su hijo.
Un abrazo

Gastón Avale dijo...

Comparto la idea... Creo que es asi cuando uno agarra un libro... Allí vive un niño dentro del corazón del hombre. Un abrazo!

Matices dijo...

Este poder adentrarse en la historia que cuenta un libro, impregnarse de sensaciones e integrarse en la historia es lo mejor que nos ofrece un libro... sobre todo si esa historia forma parte de un presente en compañía y respirando aire puro...

Besos!!

(disculpame voy muy, muy atrasada... sigo adelante que me queda, un placer leerte, como siempre)

Nesa Costas dijo...

Sin duda el libro adecuado puede ser realmente especial.
La imagen de entrada ya me gusto, pero el texto es precioso.
¡Besos!