viernes, 13 de julio de 2012

Deneb

Blanco cascabel entre las teas de madrugada, rumor de caracolas en el corazón del bosque. El céfiro tardío mece las copas de los pinos, llamando al mar sobre las yemas de la montaña. Es verano y el verano invita al raso; verano en la montaña, claro de cielo, al calor de las teas de tus ojos, antorchas de tus yemas. 
Sobre nosotros, el Cisne extiende sus alas y Deneb nos baña con su luz milenaria.


15 comentarios:

mágico dijo...

Bunas noches, soy Deneb, el guarda del bosque. Aquí no pueden estar.

Esilleviana dijo...

Estáis iluminados por la estrella más brillante del cielo. Hermoso cisne que irradia claridad y fuerza.

Busqué... y me enseñas profe.

Un abrazo :)

Valaf dijo...

Hostia!!...me acabas de recordar a los guardas de la zona de acampada cuando te pillan fuera de la misma. Rediez, es que no respetan ná, uffffffff...

Valaf dijo...

El cielo en verano es una pasada, esi, y no por la densidad de estrellas (quizá es mayor en invierno), sino por el tema de poder estar toda la noche al raso sin tener que ponerte orejeras y hasta gorro lanudo (en la montaña), jajajaja

En particular, Deneb (del Cisne) acompaña a Vega (Lira) y Altair (Águila) formando el famoso triángulo de verano. Es más, el Cisne se solapa con el Camino de Santiago y en noches claras es una gozada.

Un beso

Mar dijo...

En verano, cuando vamos al cortijo de los padres de mi marido, nos salimos fuera y disfrutamos del espectaculo que nos brinda el firmamento. Es realmente hermosoo y relajante y la imaginanción echa a volar....

Bss.

Valaf dijo...

Ahhh, no hay nada como una cálida noche de verano al raso y en el campo (cálida, sin pasarse, claro). Hasta Shakespeare escribió sobre ello y lo hizo de forma brillante.
El cielo nocturno tiene la habilidad de potenciar a ese niño que todos llevamos dentro.

Un beso, Mar

Espe dijo...

Entre las cosas que escribes y la banda sonora que les pones, siempre que paso por aquí acabo con la carne de gallina, y de vez en cuando también descubriendo músicas nuevas. Qué maravilla; así da gusto venir de visita. :-)

Valaf dijo...

Merci, Espe !!

El texto es bonito, es cierto. La canción, pues ya la puse hace tiempo y al escucharla anoche me volvió a parecer bellísima. El placer es mío, Espe.

Un beso

Mari dijo...

Bueno, bueno...¿Qué te diré, cielo?
¡Qué difícil es hacer lo que haces en apenas cinco líneas!
Te cuento -un poco...;P- Un texto elegante, una prosa con luz, unas letras que hechizan porque están vivas...;P
Un besito, cariño...;))

Valaf dijo...

halaaaaaaa, jeje...

REGUAPA !!!!!!!!!!

elena dijo...

Respecto a las estrellas casi sé lo mismo que Timón, el pequeño amigo del Rey León, que afirmaba que son luciérnagas que se quedaron pegadas a esa especie de techo negro que había allá arriba. Sin embargo, Pumba, el jabalí medio tonto del trío, replicaba que él siempre había creído que eran enormes bolas de gas quemándose a miles de millones de kilómetros.
Sin embargo, me quedo con la afirmación del tercero en discordia: Simba, el león, que sostenía que esos puntos brillantes son los espiritus de nuestros antepasados que nos cuidan y nos guían.

Bellísimo tu post.

Saludo.

mientrasleo dijo...

Saquen las guitarras, la hoguera es tres tiendas a la izquierda, junto al lago. Hay carne moruna y cerveza, bañarse desnudos es opcional.

Preciosa entrada, casi nostálgica en su tono.
Besos

Valaf dijo...

Merci, elena. Ya no recordaba al timón y cia.

Un beso

Valaf dijo...

Pues mira por dónde eso que dices me recuerda la cásica imagen de campamento, Sil; campamento y juerguecita, claro, jajajaja.

No, en serio, cuando se podía encender fuego en las zonas de acampada de montaña (parece increíble, pero juro que lo he visto y hecho), eso de la carne, algún chorizo y longaniza, hasta algún pimiento y patatas...¡¡cómo molaba!!

No es nostálgica la imagen, que va. al contrario, tiene muchísima vida y actual.

Un beso

Framboise dijo...

¡ Dios mío!... no sé si volver (es broma) porque me embarga una nostalgia que no veas...
Acampadas en lo alto, Triángulo de Verano...
Lo dicho: me voy. :)
Pero volveré: me ha encantado cotillearte .
Besos.