jueves, 19 de julio de 2012

Alejandría



Los libros, testigos de los mundos creados por quienes hacen de la palabra escrita el instrumento de su espíritu, extremo dibujado de un hilo de plata que florece en los campos de la imaginación y permite al lector sumergirse en el alma del creador, del escritor.

Si bien la historia ha conocido el terror que supone la destrucción de cientos de miles de páginas vivas ( sí, vivas, nunca muertas ), no es menos cierto que el fuego que anima el espíritu humano es mucho más poderoso que el fuego negro, el alquitrán que hunde en el pesimismo y la desesperanza, en la desolación y la ignorancia. De alguna manera, los guardianes de las letras salvan los océanos del tiempo. Ayer y hoy.



Gracias, Sil !!!

23 comentarios:

Espe dijo...

Qué feliz sería yo de poder trabajar en un sitio así, que cuando decidí estudiar para ser guardiana de las letras pensaba dedicarme a los libros antiguos y acabé en la gestión de contenidos web, jaja. Por cierto, al hilo de lo que cuentas, ando ahora leyendo una Historia universal de la destrucción de libros, que es para pillarse unos rebotes que no veas, pero creo que es una obra muy recomendable.

mágico dijo...

Brindo por la bibliotecaria y su templo sagrado. Se lo merece.

La blogoesfera
entre montones de libros
Enriquecida.

Mari dijo...

¡Bellísima imagen!

Me dices que se trata de la University Club Library, New York City...¡Exquisita!

Felicitar a Mientrasleo por su Blog. Reseñar es una labor complicada: la brevedad y la concisión, mostrar sin descubrir, despertar la curiosidad por conocer la obra de un autor.
Me da que es una excelente manera de guardar el tesoro de la literatura...;)
Un besito, cariño...;))

Valaf dijo...

Gestión de contenidos web, Espe? Pues tengo la sensación que no ha de ser una tarea sencilla, precisamente. En qué se basa?
Uffffff, sitios así son casi lugares de culto, me pregunto si sobrevivirán a tiempos tan tecnológicos o si se convertirán en templos del pasado. Yo espero que no, claro.

Un beso

Valaf dijo...

Alejandría
placer de la lectura
con un solo clic.

Valaf dijo...

Esa, esa (y ahora no digo de dónde saqué la foto porque aún me caerá un gorrazo, jajajaja)

Complicado hacerlo bien, así es. En este caso también tenemos a Espe y su taberna literaria, vamos, yo no podría hacer eso ni de fly.

Esilleviana dijo...

Los libros, las palabras que constituyen ideas crecieron y se multiplicaron (como los peces) con la escritura, menudo invento, no crees??

En cuanto a la labor que realiza Mientrasleo es de admirar. Buscar y exponer referencias de libros no es tarea sencilla.

La fotografía es impactante, desde luego.

un abrazo

elena dijo...

Impresiona la foto. Uno de aquellos lugares donde el silencio se hace sagrado y se respira con cuidado. Se pisa el suelo con reverencia y temes mirar con demasiada intensidad por si estropeas algo...

Siempre me han acompañado los libros. A mucha distancia de Mientrasleo, por supuesto, porque para mi han sido más compañeros que objetos de culto.

Y me gusta ese puntito de transgreesión que emanan. Ese "quien lee, piensa por sí mismo" que tanto aterra a según quién y que ha sido la causa, muchas veces, de esas quemas que mencionas.

Gracias por "Oceans of Time", nunca me canso de oírla.

Un saludo.

Valaf dijo...

Son lugares que desprenden poder, es decir, paseas entre estantes que te observan, ideas condensadas en páginas; dibujos impresos que te hablan desde más allá del tiempo y del espacio. Y es literal.

Las quemas de espíritus impresos son antiguas, desde la China en el 200 y pico adC, pasando por Alejandría y la quema de su biblioteca a la Florencia del XV, con una brutal quema de libros y obras de arte por "inmorales". Por supuesto llegando a Bebelplatz y los nazis, allá por el 33 del pasado siglo. Y más, si no quemas sí censuras.

Un beso

mientrasleo dijo...

Muchas gracias, ojalá esa fuera mi casa. Sobre todo estos días que por falta de espacio estoy metiendo libros en cajas con el pesar de no saber si algún día tendré hueco suficiente para sacarlos...
Me voy colorada, me llevo la imagen muchísimas gracias y la canción es preciosa.
Te dejo una de mis frases más repetidas:
"Siempre se han quemado libros. Y, generalmente, después, no se ha tardado mucho en quemar seres humanos" Desalmand
Besos

Valaf dijo...

ummmmm, esi, eso del milagro de los peces y los libros tiene paralelismos muy interesantes. En el primer caso, fue el milagro del Mesias, en el segundo, el de Gutenberg.

Gracias a la imprenta los libros se pusieron al alcance de muchísima gente, imagina antes con los copistas y el tiempo que llevaba reproducir los originales. Y con la di-vulgación, se sació el hambre de miles, de cientos de miles que vivían en la inopia.

Un beso

Valaf dijo...

Ya te imagino tomando un café entre esos corredores, oliendo a los antiguos y pasando la mano, lentamente, por los lomos de cuero que encierran historia y nos hablan con los ecos del tiempo. Un buen lugar, sin duda.

PS: Como te hicieran empaquetar eso que ves, anda que no te ibas a quejar, jajajajaja

PSS: Es un honor para mí que esta imagen repose en tu Alejandría virtual.


La quema de libros está relacionada con intentos de involución, de oscurantismo. Y la frase que dices es exactamente un relato de la realidad histórica. Y a los hechos me remito.

Un placer y un honor, Sil.

Un beso

Mar dijo...

Los libros: fuente de saber inagotable. Así los defino yo.

Abrir un libro y leer es abrir la mente a otros mundos y a otras cosas quiza inimaginables para el lector.

Hay que ser ruín y mezquino para evitar que el gran público lea y si para eso hay que quemarlos, pues se queman. Trasladado a nuestros días, hay gobiernos (China, por ejemplo) que le "dicen" a Google que puede salir o no en las consultas que se hacen desde allí.

Bss.

Abismo dijo...

Que mejor lugar para aprender de la historia de los demás y de la nuestra...
Nos ayudaría a aprender de los errores :)

Besos abisales

Valaf dijo...

Conozco eso de la China que dices, Mar: un caso de estos modernos que se parecen demasiado a esos antiguos. Podrá taparte el sol con un dedo?

Es lo bueno que tiene la red, parece imposible. A veces, sólo a veces, los hackers tienen su función.

Un beso

Valaf dijo...

Y tropezamos 1000 veces con la misma piedra, abismo, no en vano somos Hombres. Pero se camina hacia adelante, con remolinos incluidos. A toda vela !!!!

Un beso

andré de ártabro dijo...

El espíritu de la humanidad subyace en las páginas como el mejor legado que va del hermoso pretérito hacia un incierto futuro.
¡Gracias por ser así y hacernos sentir de forma especial nuestra historia!.
Un abrazo

Las Gemelas del Sur dijo...

Cuántos libros futuros que no se escribirán por los mutilantes recortes en la educación pública de nuestros hijos?
Indignante!!!!

Besos.

Valaf dijo...

La escritura permitió la pervivencia de la memoria colectiva, André. Quienes llevaron a cabo esas atrocidades intentaron acabar con retazos selectivos de una memoria que, a buen seguro, molestaba.

Un abrazo

Valaf dijo...

Tocas un tema peliagudo, gemelas. Espero que al menos se escriba alguna memoria de los privilegios que esa casta de ventajistas, precisamente, no recortó.

Un beso

Framboise dijo...

Mi hijo es bibliotecario y documentalista (¡qué no! no graba documentales de animalitos, como cree mucha gente :D ) y le voy a pasar el enlace de tu casa, le va a encantar, estoy segura.
Veo que mientrasleo, cita a Paul Desalmand y su "Las aventuras de un libro viajero". Un libro que nos gusta a los que soñamos con vivir en una biblioteca o una librería o una casa repleta de estanterías llenas de libros.

Un gusto pasearme por aquí. :)

Framboise dijo...

Upppsss Libro viajero NO! libro vagabundo. Désolée. :(

Valaf dijo...

Será para mi un honor, Framboise. Y de Désolée, nada, mujer, jajajaja