viernes, 4 de mayo de 2012



Finalmente, nadie dijo que la aventura de la consciencia fuera un camino sencillo y llano, al contrario, es un largo sendero que discurre entre la pared vertical del misterio y el abismo del saberse a uno mismo.
Somos seres curiosos, un punto de inflexión en la Evolución de la vida en la Tierra; un punto brillante que marca el camino al infinito, un punto que sueña y un punto capaz de realizar el sueño. Y por eso mismo somos grandes, pese a todo, lo somos. Hay esperanza.

El vídeo es el fragmento final de una película que me encantó, "Elegidos para la gloria". Yo me quedo con la sonrisa de Gordon Cooper, "Gordo", cuando la luz del Sol entra a través de la ventana de su cápsula. Es la sonrisa de quien confía, la sonrisa que mira el futuro con optimismo.

8 comentarios:

Las Gemelas del Sur dijo...

¡Cuanta falta nos hacen motivos para crear sonrisas!, quizá ver sonreir a alguien, sea ya un motivo..

Un saludo

Mari dijo...

¡Dadme un Blog que aporte esperanza y bondad y no destruiré la Blogosfera!

Y la Blogosfera perduró en el tiempo.
Un besico, cielo -el texto es maravilloso...;))

mágico dijo...

Como dice Mari, si supiese que el mundo se acaba mañana todavía hoy plantaría un árbol y me haría una cervecita en la taberna.

Buen lanzamiento, my friend.

Esilleviana dijo...

Ese deseo de conocer lo que no sabemos hace que no dejemos de olisquear, indagar y meter las narices en aquello que nos rodea, a lo cual habrá ocasiones en que sea un descubrimiento fructífero pero otras, se tratará de un movimiento vano e inútil. Pero el banderín de la esperanza y la ilusión no debe dejar de ondear en la bicicleta.

un abrazo amigo, también me gustaron mucho tus palabras.

:)

mientrasleo dijo...

Texto de esperanza... qué puedo decir, ojalá!

Me encanta esa película

Besos

Valaf dijo...

De nuevo apuntáis a lo mismo: la esperanza, posible para unos y quimera para otros. Para mi es posible y el vídeo es una metáfora de lo que quiero decir, quizá sin demasiada fortuna.
Ya lo he dicho muchas veces: los pies en el suelo, pero no tanto.

merce dijo...

Creo que fue usted mismo, Milord, quien dijo unos post más atras que somos una especie en su infancia. Una especie que apenas acaba de abandonar los pañales y se esfuerza en no ensuciarse encima, con dudoso éxito a veces.
Pero hay esperanza, qué duda cabe, mientras algunos de los miembros de esa especie sean realmente conscientes de dirigir la masa amorfa de la humanidad hacia el camino correcto.
Hay esperanza, sí, pero hay duda también.

El video, una pasada.

Valaf dijo...

Bolas de cristal, hojas del Té, vísceras desparramadas, etc, a parte, uno decide si tiene esperanza o no la tiene, es decir, si decide ir más allá de la actualidad de la calle o la que presenta el telediario, o no.
Negar, no se niega nada. Pero nuestra es la responsabilidad de darnos un futuro, y eso empieza por creer en él.

El vídeo era el motivo principal del post, y es muy bonito, así es.