viernes, 30 de septiembre de 2011

Rallada 2


En un rincón de una galaxia muy lejana
anda mirando la casta de sus escribas
un duende que desliza en la tinta china
las mil y una noches aún siendo de día.

jueves, 29 de septiembre de 2011

Hete aquí, hija de la tierra
tierra de mis hijos
mi tierra,
he aquí la estrella de mi frente
mi yelmo y mi estandarte.
He aquí que lleno tu copa
mi Santo Grial...
junto al fuego.

martes, 27 de septiembre de 2011

viernes, 23 de septiembre de 2011

jueves, 22 de septiembre de 2011

Otoño, me encanta esta estación. Y no sé si será porque nací en Octubre o simplemente por la magia y el encanto de sus colores, los colores del cielo, el cielo en tus ojos...

...Bajo un roble,
una alfombra de oro cubre la floresta;
deslizas tus dedos entre mis cabellos
y yo, yo nado en el mar de tus ojos,
fuego caoba, fuego enamorado
y juego con las curvas de tus caderas
Venus entre mis brazos,
el Egeo en mis labios...
movimientos suaves, circulares, cadenciosos
bajo tu brevísima faldilla, amor mio...
Piel de seda, piel de ámbar
piel dorada que recuerda el verano.
Y me comes a besos
y enloquezco, poco a poco
bajo el hechizo de tus labios pierdo el sentido
rosa roja, rosa encantada
color del Cielo...

lunes, 19 de septiembre de 2011


Tiembla la Tierra con ecos imperceptibles,
la morada del alma reinventa sus códigos
y entre océanos hirvientes enhebra la aguja
en el parto sagrado del Hijo del Hombre
que golpea con furia las puertas de bronce
inundando la Tierra con luces de plata.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

jueves, 8 de septiembre de 2011

Leo en el Saktisangama Tantra:

"No hay joya más rara que la mujer,
ni condición superior a la de la mujer.
No existe, no ha existido y no existirá
ningún destino igual al de una mujer;
no hay ni reino ni riqueza
que pueda compararse a una mujer;
no existe, no ha existido y no existirá
ningún lugar más sagrado que una mujer"

Porque la mujer es la quintaesencia de la vida, suyo el don de dar forma a la consciencia. Y quizá por eso, sus ojos son profundos como el océano y la grandeza de su alma superior a los salones áureos del mismo cielo. La mujer, de carne y hueso, materia sagrada. Por el cuerpo de la Tierra, la supera. No, no existe, no ha existido y no existirá un canto a la creación semejante a una mujer. Ella es la Madre del Hombre, la piedra de clave de la Humanidad...

...A ti, siempre a ti
que respiras mi aliento y respiro tu aliento
mi corazón late en tu pecho, tu corazón late en mi pecho
que mi sangre es tu sangre y tu sangre es mi vida...
En el día de nuestro aniversario, amor mio
mi vida
mi dulce y amada esposa,
decirte que te quiero.
Y cien mil vidas si las bailas conmigo...

sábado, 3 de septiembre de 2011


Una tierra bellísima. 
De la mano de la mujer más dulce y más bella: mi esposa.