domingo, 9 de octubre de 2011


Sinfonía eterna,
sobre la luz, más allá de la luz
en la Luz.

19 comentarios:

merce dijo...

... Y Ampère, Faraday y Gauss fueron sus profetas.
Lástima que hablaran esa jerga tan extraña (y que, personalmente, me produce pesadillas).


El Aleluya de Händel, una delicia para el espiritu, gracias.

Mozart también tiene uno, en una de sus misas, extraordinario.

Wafah dijo...

Maravillosa musica la de Häendel. Este Aleluya de "El Mesias" lo escuché en la Catedral de Málaga cantado por la Coral Santa María de la Victoria y te aseguro, Valaf, que es impresionante oir esta música en una lugar con esa acustica. Saludos.
Visita mi blog El Crisol: El Vino en Al-Andalus

Valaf dijo...

En cualquier caso, merce, se trata de una jerga bellísima. Un monumento a la creatividad y capacidades del ser humano.
El Aleluya de Händel, bien, me ha parecido una rúbrica apropiada; una rúbrica de una belleza sobrecogedora.

Un saludo

Valaf dijo...

Escuchada como dices, Wafah, tiene que ser sublime.

Un saludo

El Ermitaño. dijo...

A veces, jugamos a ser Dios... y lo conseguimos (o quizás, tan sólo sea Él que juega con nosotros y nos abre las puertas para que, por un instante, alucinemos en el asombro de comprender la inmensidad de lo visto).

Gracias, amigo. Una entrada excelente. Abrazote.

Valaf dijo...

No podemos jugar a ser aquello que ya somos, Ermitaño. En cualquier caso, podemos jugar a darnos cuenta de ello.

Y abrió una
miríada de ojos
sagrado Lila

Una sinfonía maravillosa, Ermitaño. Unas octavas de belleza sobrecogedora recorren el espinazo de la noche/día. Y nos toca componerlas.

De nada, hombre. Y eso no quiere decir que, caso de tomarnos unas birras, invite mag, jajajajaja...

Mar dijo...

Y a esa fiesta de la luz se apuntaron las empresas dedicadas a comercializar con ella, sacando suculentos beneficios, que cada tres o cuatro meses incrementan por la cara. Ya quisiera yo que mi nómina se aumentase de la misma forma, cada tres o cuatro meses.

A este paso nos vemos alumbrándonos con velas y pagando lo que a ellos les de la gana.

Bss.

Valaf dijo...

Jajajajajaja, hostia, Mar...todavía me entrarán agujetas en la tripa, jajajajaja...

Pues eso de las velas tiene su encanto, ahora que sí, tienes razón, esos tíos son capaces de meterle un canon a los cirios, caso de extender lo que vienen a ser las lucecitas propias de una cena romántica al uso diario (o nocturno).

Y la nevera, y la tele...y el ordeñata!!!!, ya me veo pedaleando para darle caña a la dinamo mientras le doy a la tecla, jajajajajajajaja...

Mari dijo...

¡Otra genialidad!

Ya te digo la energía que desprende la entrada. En cuanto al Mesías de Händen...Su-bli-me. Como también la manera en que has jugado con el sustantivo "luz", casi conjugándolo como si de un verbo se tratara. Da la impresión de movimiento, de acción estática.

Tenías razón cuando me decías que la imagen da la impresión de ser una partitura.
Un besito, cielo –Y ahora luego me traduces la partitura en cuestión...;))

mágico dijo...

"Lancé los libros por la ventana y me acosté. Al cerrar los ojos ví la luz." Tomas Edison.

Me lo acabo de inventar pero intuyo que fue así.

Maths is in the air, my friend. Haleluya!

Venga, que sea una ecuación de esas donde ds = birra y H = chupito.

Valaf dijo...

Aquesta era la idea que li volia donar al tema de la llum, així és. Bé, la música és una autèntica passada i molt apropiada per l'imatge.

Què, has entès l'explicació? Oi que sóc bon mestre???, jejejeje...

Psssssst, nena...


GUAAAPAAAAAAAAAAA !!!!!!!!!!

Valaf dijo...

Algo parecido le debió ocurrir, intuyo.

A ver...casi que prefiero "Love is in the air" tararara rararáaaaaa...Pero las mates como segundo plato, pues también, también, jajajaja...

Oka al chupito!!

Mar dijo...

ja! buena idea esa del dinamo. Por cierto, tengo en casa una linterna que fuciona con un dinamo, mira tú!

Valaf dijo...

Psssssst, no lo digas muy alto que aún le meterán un canon al movimiento de rotación de la mano sobre manivela en dinamo, jajajajaja...

Antony Sampayo dijo...

Dígase en el idioma o jerga que sea, la palabra de Dios es amor.

Abrazos.

Valaf dijo...

Y no podría estar más de acuerdo contigo, Antony.

Un abrazo

Valaf dijo...

Resulta que un amigo, viendo el post, me preguntó, ¿se trata de un chiste?

La respuesta es obvia: No.

Cada cual tiene sus creencias y les da curso como puede y sabe. No me duelen prendas en decir que yo creo en Dios. Y no es este el lugar para hablar sobre qué sentimos o tenemos en mente cuando pronunciamos esa palabra: Dios.

El tema de las creencias es interesante: creer, lo que se dice creer, creemos todos...es un hecho consustancial a nuestra condición humana. Cree quien afirma creer y cree quien lo niega, pues jamás podrá demostrar el carácter negativo de su afirmación.

En cierta ocasión alguien me dijo:

"la carga de la prueba reside en quién afirma la existencia de algo". Y siguió..."si tú me dices que hay selenitas verdes jugando al poker en la cara oculta de la Luna, tienes que probarlo. No me corresponde a mi probar su no existencia"

Y tenía razón.

Claro, la trampa del argumento es obvia: los selenitas verdes que juegan al poker en la cara oculta de la Luna, son entes susceptibles de ser sometidos a observación y, por lo tanto, de pertenecer a una hipótesis falsable. Con Dios, no.
La naturaleza de Dios está más allá de cualquier verificación o falsabilidad posible, es decir, o se cree que existe o se cree que no existe. Pero se cree.

El post es un post lleno de admiración, respeto y reverencia hacia mi idea de Dios. En este caso, la misteriosa relación entre la cognoscibilidad del universo manifestado, nuestra mente y las matemáticas.
Y, enlazando con el magnífico comment de Antony, añadir que, sobre todo y por encima de todo, es amor.

TORO SALVAJE dijo...

Ya me parecía a mí que no era tan fácil.

Saludos.

Valaf dijo...

Luna de octubre, amigo. Disfrútala!!

Saludos