miércoles, 27 de julio de 2011

Prendiste mi corazón, esposa mía; 
Te adueñaste de mi alma con tus ojos,
Con una gargantilla de tu cuello.
¡Cuán hermosos son tus amores esposa mía!
¡Cuánto mejores que el vino tus amores!
Y el olor de tus ungüentos que todas las especias aromáticas
Como panal de miel destilan tus labios, oh esposa;
Miel y leche debajo de tu lengua;
Y el olor de tus vestidos como el olor del Líbano.
Tus renuevos son paraíso de granados, con frutos suaves,
De flores de alheña y nardos;
Nardo y azafrán, caña aromática y canela,
Con todos los árboles de incienso;
Mirra y áloes,

Fuente de huertos, 
Pozo de aguas vivas,
Que corren del Líbano.


Fragmento del Cantar de los Cantares 

13 comentarios:

MySelf dijo...

A este poema, le doy un diez.

Forta abraçada, amic meu

Valaf dijo...

Merci!!

Una altra, My

Antony Sampayo dijo...

Un lindo poema, especial y digno para cantárselo a nuestra esposa en el día que cumplamos aniversario de bodas.

Abrazos.

El Escultor de Palabras dijo...

Valaf, si uno no sabe regar sus plantas, acaban por secarse. En este caso, observo que eres un buen jardinero. Un abrazo.

PD: ¡Oye, qué obsesión con el Líbano!...jajaja.

Foforito dijo...

Hola.

Me recordé de este poema...hace tanto tiempo que no lo leia, que bueno ha sido pasearme por aqui.

Saludos.

Valaf dijo...

Todo el libro es una joya, Antony. Seleccioné este fragmento porque lo borda y porque me parece una dedicatoria muy especial a la mujer de mi vida (ese y cualquier día, al oido, mejor)

Un abrazo

Valaf dijo...

Es uno de esos oficios que se hacen por pura vocación, Escultor.
Jajajaja, hombre, a ver...si lo hubiera escrito yo, no hubiera pensado en el Líbano precisamente (no por nada, es que nunca he estado por esas tierras).

Un abrazo

Valaf dijo...

Foforito, sé bienvenida a la Taberna. El poema es un ejemplo de las joyas que se esconden en uno de los libros más incomprendidos (por circunstancias diversas).

Saludos

mágico dijo...

Muy bonita selección
has elegido del Cantar
Si la guitarra toca Zac
y la recitas cual canción
el sábado al Paddy's
te vas a poder escapar!

Valaf dijo...

pero mira que si la canto
siendo tú y Zac a la guitarra
y aun sin hacer el bandarra
la cosa puede perder su encanto.

Porque mira que canto fatal
y no es cosa de hacer el camello
porque sea gracil, sutil y bello
o el asunto quedará en fractal.

Mari dijo...

Esposo mio,
mi voz tiembla,
languidece de amor por ti,
en el último silencio de la noche.
Lenta se quema la vela,
y en la penumbra brillan tus ojos frente a mi,
tu esposa.
Me sonríen, me traspasan
y te respondo, con voz quebrada:
Amor mío, mi vida, te quiero
soy tuya...

Sobre un poema de Aleksandr Sergéyevich Pushkin
;))

Valaf dijo...

T'estimo, nena
Mil vegades tornaria a néixer si tu ho fas amb mi.

Muak !!!! ;P

jnj dijo...

Delicioso. Siempre me sorprende la dilogía del verbo prender, que tanto atrapa como enciende.

Si te apetece un día variar sin renunciar a la esencia, acude al Cántico espiritual de San Juan.